¿Cómo aprender a superar la ansiedad y vivir una vida plena sin intentar controlarla?

Si te preguntas qué hacer con esos pensamientos recurrentes que rondan por tu mente una y otra vez, la mejor respuesta es “no hacer nada”. El propio hecho de intentar controlar tus eventos internos (pensamientos, emociones, sentimientos, sensaciones…) hará que se agudice el problema. Se produce un efecto paradójico, pensamos que si nos esforzamos la ansiedad terminará desapareciendo, pero en realidad ocurre justamente lo contrario.

¿Te ha ocurrido en alguna ocasión que cuanto más intentas esforzarte en quedarte dormido, más te cuesta dormirte? Es algo similar a lo que nos ocurre cuando tratamos luchar contra la ansiedad.

superar la ansiedad tarrassa

Si ceso en la lucha, ¿cómo puedo aprender a superar la ansiedad?

Quizá tenemos la alternativa de cambiar el foco de atención a aquello que sucede en nuestro mundo externo, a gestionar aquello que realmente está en nuestras manos para intentar solucionarlo, y de esta manera no poner toda nuestra fuerza y energía en luchar contra la corriente, porque te habrás dado cuenta de que esta batalla incesante puede llegar a ser muy angustiante.

De manera que, centrándonos en nuestro mundo externo y en aquello que es importante para nosotros, las sensaciones que nos provoca la ansiedad pasarán a un segundo plano.

Cómo podemos centrarnos en los valores sin intentar vencer a la ansiedad

En este punto, resulta conveniente que puedas conocer una metáfora que podrá ayudarte a tomar perspectiva de todo lo que hemos ido trabajando en estos artículos.

Imagina que cada uno de nosotros somos los jardineros de nuestro propio jardín.

En ese jardín, tenemos todo aquello que nos importa, las áreas vitales imprescindibles de nuestra vida. Para cada persona será diferente según sus propias prioridades. Normalmente, cada una de las flores simbolizan la familia, amigos, hobbies, desarrollo personal, trabajo, etc. Lo que realmente nos importa es cuidar nuestro jardín: cultivar semillas, abonar y regar las flores… En definitiva, pasar tiempo de calidad con nuestras áreas vitales.

En ocasiones, en nuestro jardín, aparecen ciertos hierbajos. Los hierbajos son esos pensamientos recurrentes que aparecen por nuestra mente. Nuestra tendencia es acudir de inmediato al lugar como si fuésemos guardias, no queremos que los hierbajos estén en nuestro jardín, así que intentamos arrancarlos una y otra vez para que desaparezcan.

Sin darnos cuenta, nos vemos inmersos en intentar arrancar los hierbajos, pasamos un tiempo muy alto de nuestra vida intentando luchar contra ellos porque no queremos que estén. De lo que no nos damos cuenta es que, por mucho que queramos no van a desaparecer, volverán a aparecer una y otra vez, y si pasamos tanto tiempo con los hierbajos… ¿Qué pasa realmente con nuestras flores del jardín? ¿Es posible que terminasen marchitándose porque no les dedicamos el tiempo suficiente a cuidarlas? ¿Y si adoptásemos una actitud de observación ante esos hierbajos? ¿Quizá con los surcos que crean en la tierra nos ayudan a mejorar la hidratación de las raíces de nuestras flores?

Te invitamos a reflexionar sobre el tema y a basarte en tu propia experiencia para tomar perspectiva. Quizá si cambiamos nuestra manera de actuar frente a los hierbajos, podemos seguir disfrutando de nuestras flores del jardín…

¿Y a ti? ¿Qué te dice tu experiencia? Te leemos atentamente.

Escrito por Alicia Jiménez, Psicóloga General Sanitaria y Redactora de contenidos.

Últimas noticias

Llámanos: 644 147 767